Beneficios de la lectura. Cómo conseguir que sea un hábito

La lectura es una de las herramientas fundamentales para la adquisición de conocimientos. Nos invita a salir del lugar donde estamos y a viajar mentalmente a cualquier lugar o situación. Muchas investigaciones demuestran que los alumnos que tienen por costumbre leer son estudiantes más exitosos, poseen mejores habilidades de expresión y comprensión, son más empáticos, afectuosos e imaginativos. La lectura, ya sea de cuentos, libros, cómics o revistas, aporta muchos beneficios para tus hijos.

¿Qué ventajas obtiene el niño cuando genera el hábito de leer?

  • Mejora las habilidades lingüísticas: incrementa el vocabulario, reduce las faltas de ortografía, mejora la expresión oral y escrita.
  • Desarrolla la creatividad, activa la imaginación a partir de los acontecimientos de la narración y le vienen a la mente recuerdos y experiencias personales.
  • Estimula el intercambio de información y conocimiento. Ayuda a encontrar respuestas a los grandes interrogantes de la vida. Contribuye a recordar, conocer y aprender.
  • Permite desarrollar la capacidad crítica frente a los hechos y eventos que le afectarán durante toda su vida.
  • Reduce de una manera significativa el nivel estrés. Leer durante seis minutos al día reduce más los niveles de estrés que dar un paseo o escuchar música. Le mantiene ocupado, entretenido y distraído.
  • Ejercita el cerebro. La acción de leer es una tarea compleja para el cerebro, por lo tanto el niño está estimulando habilidades como la memoria, la percepción, y la comprensión. A la larga favorece el aprendizaje.
  • Fortalece la capacidad de atención y la concentración. El niño que se mete tras las páginas del libro, fomenta su capacidad de concentración.
  • Favorece la capacidad de relacionarse con los demás, aumentando los temas de conversación. Estimula la empatía.

¿Cómo creamos el hábito de la lectura en los niños?

  1. Léele desde pequeño: la escucha crea el vínculo y el hábito. La mejor manera de trasmitir el amor por la lectura a tus hijos pequeños es leyendo todas las noches antes de dormir. Te vincula a tu hijo en un entorno agradable y tranquilo. Fomenta la escucha. Cuando el niño crezca y aprenda a leer, puedes compartir páginas de lectura, unas páginas las lee papá o mamá y las otras él, de modo que no se canse y siga siendo un momento del día agradable y positivo.
  2. Deja que elija el libro que quiere leer. La imposición es un mal camino para fomentar la lectura. Es aconsejable que los padres propongan a sus hijos libros que alimenten su curiosidad, pero en ningún momento se les puede prohibir u obligar a leer un libro u otro.
  3. No impongas la lectura. Debes ser asertivo y jugar con la recompensa para incentivar la lectura. No obligues al niño a leer un tiempo determinado cada día, puede provocar que aborrezca la lectura y no la contemple como un pasatiempo.
  4. Asocia la lectura a momentos positivos. Enseña la cara amable y lúdica de los libros y deja que tu hijo acceda al mundo de la lectura por su propio pie, es la mejor manera de favorecer su inquietud por la misma. Leer debe ser un acto placentero.
  5. Lee en espacios creativos. Resulta aconsejable dejar de lado el escritorio de habitación y buscar lugares que alimenten la imaginación. Muchos niños disfrutan, por ejemplo, leyendo en escondites o fuertes que se hacen en su propia habitación o en la casa y eso estimula aún más su imaginación.
  6. Establece una rutina diaria. Busca un espacio y un tiempo diario para que tu hijo lo dedique a la lectura, antes de ir a dormir o justo después de la merienda. Crea un hábito y haz que disfrute, es la mejor manera de potenciar la lectura.
  7. Abre las puertas a la lectura digital. La lectura y el mundo digital están cada día más ligados, con las tablets y los móviles llegan los libros interactivos en los que el niño construye su propia historia. Trata de adecuarte a las nuevas tecnologías, el papel y la tinta electrónica son capaces de convivir perfectamente.
  8. Fomenta el disfrute. Haz excursiones al campo, la playa o el parque para leer o aprovecha los domingos por la mañana para leer juntos en el sofá. A los niños les encanta compartir ratos con sus padres.
  9. Interésate por sus lecturas sin juzgar. La mejor manera de involucrarte en las lecturas de tu hijo es interesarse por los títulos, personajes y géneros que a él le gustan. Es importante supervisar los contenidos, pero sin menospreciar sus gustos, eso puede alejarlos de los libros.
  10. Impulsa su imaginación anímale a escribir sus propias historias. Siéntate con él y da salida a su creatividad, puedes ayudarle a mejorar la gramática y la ortografía, haciendo de su aprendizaje algo didáctico e interactivo.
  11. Predica con el ejemplo, es la mejor manera de promover la lectura de los más pequeños. Los niños buscan ejemplos en los que fijarse y los primeros modelos a seguir son sus padres y los demás miembros de la familia.

Recuerda que el interés por la lectura debe ser inculcado desde muy pequeños. Potenciar en casa este hábito de ocio y crecimiento debe ser una tarea de todos los miembros de la familia.

4 comentarios en “Beneficios de la lectura. Cómo conseguir que sea un hábito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s